¿Cómo funcionan los tubos fluorescentes y qué ventajas y desventajas presentan?

Publicado en por Intrepido

El tubo fluorescente, es el sistema de alumbrado más generalizado a nivel mundial. La duración de una lámpara incandescente es de mil horas, frente a las veinticuatro mil horas de un tubo fluorescente de última generación. En este artículo, se describe los componentes, y el funcionamiento de un tubo fluorescente.

Funcionamiento de los fluorescentes

Un tubo fluorescente está constituido por: Un tubo de vidrio de dimensiones adecuadas a su potencia, y con su pared interior recubierta de una substancia fosforescente. Dos casquillos metálicos, con dos conexiones eléctricas unidas a sendos filamentos de tungsteno recubiertos de calcio y magnesio. El tubo de vidrio se rellena con gas argón, y una pequeña cantidad de mercurio líquido. Para poder funcionar correctamente el tubo fluorescente, necesita un cebador, y un balastro electromagnético. El cebador es un interruptor constituido por una lámina bimetálica, instalada en el interior de una capsula de vidrio rellena de gas neón. Incorpora un condensador conectado en paralelo que funciona como un supresor de interferencias. El balastro electromagnético, es un transformador de corriente, que se encarga de generar, y mantener el arco eléctrico necesario, para el funcionamiento del tubo fluorescente, así como limitar su intensidad, y también incorpora un dispositivo electrónico, para mejorar el factor de potencia del equipo. Realizado el montaje eléctrico estándar, se procede a cerrar el interruptor eléctrico, que da tensión a todo el circuito. El gas neón contenido en el cebador se enciende, y la energía térmica producida actúa sobre la lámina bimetálica, provocando el cierre de sus contactos eléctricos.

Por tanto circula una corriente por el circuito de derivación, y los filamentos de tungsteno se encienden, y se produce la ionización del gas argón contenido en el tubo de vidrio. A su vez la falta de tensión entre los terminales del cebador, provoca que el gas neón se apague, y por tanto la lámina bimetálica abra sus contactos. El balasto electromagnético se queda sin corriente bruscamente, lo que provoca según la Ley de Faraday un pico de tensión, cuya energía se descarga en el interior del tubo de vidrio. Esta energía, crea un arco eléctrico, que convierte a los filamentos de tungsteno, en nuevos electrodos por los que circula una corriente de electrones, que provoca su calentamiento. Esta corriente de electrones provoca que mercurio pase de estado líquido a gaseoso, con lo que la excitación de los electrones de sus átomos, produce la emisión de luz ultravioleta invisible. La luz ultravioleta, interacciona a su vez con los átomos de la substancia fosforescente que recubre la pared interior del tubo de vidrio, excitando sus electrones, lo que produce la emisión de luz blanca visible, situación que continuará hasta que se abra el interruptor de conexión del circuito eléctrico.

Los tubos fluorescentes más utilizados corresponden a tubos, t5 de 16 mm., y t8 de 26 mm., de diámetro.

Ventajas y desventajas de su uso

Ventajas:

Larga vida útil.

Menor consumo energético. Ahorro de energía de hasta el 85% en las nuevas luminarias de última tecnología.

Desventajas.

Contenido en mercurio de alta toxicidad.

Iluminación discontinua.

Frío y calor

Etiquetado en Luz

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Gaspar 03/25/2015 22:18

Gracias,muy buen aporte!