¿Cómo funciona una campana de flujo laminar?

Publicado en por Intrepido

Elementos de una campana de flujo laminar. Condiciones de funcionamiento en el laboratorio.

Elementos de una campana de flujo laminar.

La campana de flujo laminar, también conocida como cabina de flujo laminar, permite mantener libre de polvo, la atmosfera del volumen interior de su área de trabajo. Normalmente, esta zona está delimitada por laminas de acero inoxidable AISI304, salvo en su parte frontal que suele tener una o dos puertas de cristal templado tipo guillotina.

El flujo de aire procedente de un ventilador, pasa a través de un filtro de alta eficiencia HEPA, capaz de no dejar pasar partículas mayores de 0,3 micrómetros, y clasificado metrológicamente hasta una eficiencia mínima del 99,97% según la norma europea EN1822 H12. Se puede llegar hasta una eficiencia mínima del 99,999%, en un filtro HEPA que cumpla la norma europea EN1822 H14.

La velocidad del ventilador es regulada por un controlador electrónico de forma que se alcance la velocidad del aire, y por tanto la presión adecuada, necesaria para que el flujo de aire en el área de trabajo sea laminar. El valor de la presión viene indicado en el manómetro instalado en el exterior de la cabina.

Si es necesario que la atmósfera además de ser libre de polvo, también sea estéril, se incorpora como opción una lámpara de rayos ultravioleta, montada en el interior de la cámara.

En el caso de que sea necesario trabajar con productos tóxicos, la campana incorpora un segundo filtro HEPA instalado en la salida del aire, para evitar la emisión de productos contaminantes.

Puesta en funcionamiento de la campana de flujo laminar.

El manual de usuario de cada campana de flujo laminar, contiene las instrucciones necesarias, para asegurar su correcta manipulación, y por tanto su optimo funcionamiento. Siempre deben ser estudiadas con detenimiento por el operador.

El personal de mantenimiento, debe instalar la campana en el laboratorio en el emplazamiento idóneo, para cumplir las mínimas distancias recomendadas, a objetos fijos asì como a otros operarios.

De esta forma, no se producirán corrientes de aire, que puedan alterar durante el proceso, las condiciones de trabajo de la campana de flujo laminar.

Se inicia la puesta en marcha arrancando el ventilador durante un periodo de quince minutos, para purgar los filtros, y eliminar las posibles partículas adheridas a las paredes.

También se debe desinfectar la zona del área de trabajo, teniendo la precaución de no utilizar elementos clorados para su limpieza, ya que pueden producir la oxidación del acero inoxidable.

Generalmente se recomiénda la desinfección con etanol al 70%.

Una vez que la presión se haya estabilizado en el valor esperado, el flujo de aire ya es laminar.

Se puede iniciar entonces el proceso de trabajo previamente preestablecido por la dirección del laboratorio. Se deben cumplir todas las normas de obligado cumplimiento relativas a la indumentaria, normas de seguridad.

Se deben mantener siempre despejadas las rejillas de aireación.

Una vez terminado el proceso, se elimina del área de trabajo cualquier objeto existente, dejándola vacía. A continuación se desinfecta con etanol al 70%.

Se mantiene en funcionamiento el ventilador durante quince minutos, y a continuación se apaga.

Preparando

Etiquetado en Física

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post